En medio de la contingencia por la situación global del Covid-19 es inevitable recordar que nuestro sistema social; integrado por los seres humanos que lo formamos, nuestras instituciones financieras, educativas, de salud, así como la casa común en la que habitamos, conforman una unidad en la que cada acción se refleja en cada una de sus partes.

Dentro de esta unidad, la Universidad es una pieza esencial. Ya lo señalaba el Dr. Carlos de la Isla en su obra «La Universidad: consciencia crítica», en la que plantea que dichas instituciones tienen varios aspectos, además de la formación de personas, y uno de ellos es la responsabilidad social.

El 14 de abril, en un simbólico acto dirigido por el Ing. Carlos Sauri Quintal, director del Campus Mérida, la Universidad Modelo nos dio una demostración de ese compromiso social al tomar de sus laboratorios de Ingeniería Biomédica el equipo especializado de metrología con el que sus alumnos hacían prácticas y darlo en calidad de préstamo de buena voluntad a la Secretaria de Salud de Yucatán.

Este gesto de solidaridad no concluyó allí, pues recientemente la Universidad Modelo había adquirido un ventilador mecánico para ampliar la capacitación de sus estudiantes, pero, ante la conocida escasez de ventiladores mecánicos en todo el mundo, la Modelo también prestó el ventilador mecánico recién llegado. Este equipo ya fue colocado en el Hospital General de Valladolid, convirtiéndose en el único ventilador de dicha ciudad.

Por su parte, el equipo de metrología consiste en un simulador de paciente Fluke, el cual sirve para simular los signos vitales de una persona y comprobar que los monitores médicos estén funcionando adecuadamente; un analizador para desfibrilador Fluke, instrumento cuya misión es verificar que el equipo de soporte crítico para la resucitación cardíaca esté en buen funcionamiento; un analizador de seguridad eléctrica Fluke con el que se realizan las pruebas de seguridad eléctrica de los equipos médicos y un analizador de gases Fluke para medir la presión, flujo y concentración de oxígeno de diversos equipos médicos. Este conjunto de instrumentos  juega un papel esencial en el mantenimiento de las instalaciones de los hospitales en el día a día.

Sin duda, son instrumentos  especializados que serán de mucha ayuda para la preparación de los hospitales ante un aumento en la demanda de servicios de salud, como lo señaló el Ing. David Palomo, jefe de Biomédica de los Servicios de Salud de Yucatán.

En un momento en el que es necesario que nos quedemos en casa y que la mayoría de las instituciones cierren sus puertas, la Universidad Modelo decide abrir las suyas para sacar parte de sus activos y ponerlos al servicio de las instituciones de salud que se estarán enfrentando a grandes retos en el futuro inmediato.

Es altamente posible que el día de mañana, los instrumentos de metrología y el ventilador mecánico, sean la diferencia entre salvar o no, una vida en esta batalla contra el Covid-19 y el triaje al que ya se han enfrentado otros países. Pero lo que es una certeza, es que el gesto de la Universidad Modelo nos recuerda la unidad y la gran consciencia colectiva que somos como humanidad, y que el velar por esa unidad y esa consciencia es un compromiso para sí, para todos, tal como lo dice su filosofía institucional.

Ventilador mecánico de la Universidad Modelo, instalado en el Hospital General de Valladolid.

 

 

Fotos: Cortesía