Comunicación interpersonal: Base social

El ser humano es, básicamente, un ser social necesita interactuar con otras personas para vivir. En alguna ocasión leí que el hombre simplemente no podría sobrevivir sin comunicarse con otros, eso es algo que nos indica la importancia de la comunicación en nuestras vidas.

Sin embargo, hay niveles de interacción, pero en esta ocasión abordaremos el fundamental y por excelencia en la vida de cualquier persona: la comunicación interpersonal.

Empecemos por identificar y conocer lo que es y cuándo se presenta: es aquella interacción que se da entre dos o más personas que se encuentran en un espacio físico cercano. En ella, uno transmite un mensaje al otro, quien, tras decodificarlo e interpretarlo, le da una respuesta a través de otro mensaje, y el ciclo de esta retroalimentación continúa, dando lugar a la conversación, como la conocemos.

El recurso básico de una sociedad es la comunicación interpersonal, ya que, a través de ella nos conocemos y relacionamos entre nosotros.

Algo esencial en el ser humano es su capacidad para percibir y almacenar información, la cual, precisamente se genera y transmite en la comunicación, misma que utiliza diversos recursos que pueden facilitarla o dificultarla a su vez.

Ahora, aplicando esto a nuestra vida diaria, ¿qué tiene de importante?

Como mencioné anteriormente, la comunicación es la base de la vida en sociedad, sin ella realmente no podríamos sobrevivir, ya que la utilizamos desde el momento de nacer. Es cierto, al ser bebés no hablamos como tal, pero eso no es necesario ya que la comunicación incluye no sólo las palabras, sino gestos, sonidos, expresiones faciales, tono de voz, postura, movimientos de las manos, miradas, entre muchos otros elementos no verbales. Así, desde pequeños, nuestros padres pueden saber lo que queremos o necesitamos cuando lloramos, hacemos algún gesto o sonido, ¡así de importante es la comunicación! Y claro, al darse entre dos o más seres humanos, se convierte en interpersonal. Pero ésta toma aún más importancia en nuestra vida al crecer, ya que se convierte en un recurso esencial, puesto que, con tantas cosas en nuestra mente es casi imposible no expresarnos.

De hecho, vivimos en un mundo lleno de medios de comunicación y expresión, que nos facilitan este proceso y de los cuales dependemos por la misma razón de que no podemos permanecer sin interactuar con otros. Es parte de nuestra vida y cada día se hace más importante y fundamental, ya que a través de ella nos damos a conocer, así como a nuestros intereses, pensamientos y sentimientos.

En conclusión, no podríamos vivir sin comunicarnos, sin decir algo, por muy irrelevante que parezca, la comunicación interpersonal es un elemento básico, tanto para conocer nuevas personas, para expresar nuestro sentir o pensar, hasta para construir nuestra vida; sin ella, probablemente no seguiríamos aquí, por muy radical que parezca.

Finalmente, cabe aclarar que hay otros niveles de interacción, los cuales son igual de importantes y que, también existen barreras que impiden que se produzca de manera correcta, por lo cual, debemos aprender a expresarnos de la manera adecuada, ya que hasta en ello hay reglas y consecuencias, tanto positivas como negativas.

Así que, no nos quedemos callados, hay muchas cosas por decir y gente a quién escuchar, tratemos de  hacerlo de la mejor forma y mantener el ciclo comunicativo día a día.

Saludos virtuales y ¡hasta la próxima!